Lost Legacy se encuentra ambientado en el espacio temporal de un futuro cercano, pero en un diferente plano espacial. En su estado actual se divide en 7 reinos, 6 de los cuales están alimentados por huevos de dragón que proveen energía a sus tierras y, el central. Nemereth, recibe la energía sobrante de todos los demás. Los huevos aportan cualidades que podrían considerarse, por si solas, positivas para las personas que allí viven, pero también aportan su lado negativo, obsesivo y extremo de cada uno.

Conectarse

Recuperar mi contraseña

Últimos temas
» Respeto a los antepasados
Miér Mayo 22, 2013 5:46 pm por Merceron

» The Last Chapter {Afiliacion Elite}
Vie Mayo 17, 2013 6:29 pm por Invitado

» Digimon Tamers, Comienza tu aventura (élite)
Vie Mayo 17, 2013 8:45 am por Invitado

» Ramna Kalesh
Miér Mayo 08, 2013 10:45 am por Nosh

» Pide rol
Lun Abr 01, 2013 5:21 pm por nedesidere

» Kuroi Karasu Foro de Rol [+18] [Afiliación Elite]
Mar Mar 26, 2013 6:41 pm por Invitado

» SE PODRIA DECIR...
Dom Feb 17, 2013 3:53 pm por nedesidere

» UN TRAMO OBLIGADO
Dom Feb 17, 2013 3:48 pm por nedesidere

» Registrar avatar (OBLIGATORIO)
Vie Feb 15, 2013 5:30 pm por Ivan Krhimt

» Feliz Cumple user de Aryana!!!!
Jue Feb 07, 2013 3:19 am por Aryana





PJ MASCULINO
--
PJ FEMENINO
--
NARRACIÓN
--























40 por 40 40 por 40



Lost Legacy está bajo la licencia de Creative Commons Attribution-NonCommercial-NoDerivs 3.0 Unported License. El contenido del foro: Imágenes, Historia, Personajes y Nombres son propiedad intelectual exclusiva del foro,cualquier intento de plagio parcial y/o total del contenido de este foro será denunciado de inmediato y sin previo aviso a ForoActivo.
La trama del foro así como los PJ Cannon, el Bestiarios y otras historias son originales y derecho de Marcos Gabriel Berengeno (Merceron). Cualquier copia total o parcial de sus ideas será denunciado.
Creative Commons License


Lost and found

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

{Libre} Lost and found

Mensaje por Elereen Lucassen el Mar Sep 18, 2012 1:56 am

El sol asediaba, inclemente, en las alturas, pero la joven estaba resguardada del mismo entre las derruidas paredes de las ruinas. Su viaje había abundado en problemas y complicaciones de todo tipo, llegando casi a calificar de pequeña epopeya. Cuando finalmente Elereen había logrado entrar a la rústica ciudadela del castillo de Asharot, se perdió. No le costó mucho comprender la razón, dado que por más que ella se había esforzado por aprenderse el pequeño plano del que se había hecho, no lograba dar con el patrón lógico que había seguido quien fuera que había diseñado esa localidad. Las callejas simplemente no tenían sentido alguno, parecían haber sido creadas de acuerdo a caprichos del momento. Cuando finalmente la joven dio con el mercader que iba a ver -o, más bien, el mercader dio con ella-, se vio informada de que el manuscrito que buscaba no estaba precisamente en su posesión. Que él sabía dónde estaba, pero era en un lugar de acceso algo complicado y él era un hombre entrado en años, no tenía hijos ni a nadie a quien mandar. ¿Y a quién le tocaba ir de recadera? A Elereen, por supuesto, que tan joven y ágil se veía cuando andaba por las callejas de la ciudadela.

Hela allí, entonces, a única hija de los Lucassen revolviendo entre las ruinas, bufando y rebufando y sumamente consciente de que esto no estaba en la descripción de su trabajo. A cada tabla que aparta la lanza un poco más lejos, a cada piedra que se cruza en el camino de sus pies la patea sin rastro alguno de clemencia, como si aquellas ruinas fueran las culpables de todos los males de Nemedur. Y entre cada ida y cada vuelta, entre cada movimiento desacompasado y cada bufido, una mezcla de murmullos y quejas se cuela.
- Pésimas condiciones de conservación... Humedad ambiente abundante... Polvo... - no sin algún esfuerzo, levantó una nueva madera y un pequeño mamífero peludo de identidad desconocida pasó correteando por entre sus piernas. Ella soltó un mínimo grito de puro susto, pero pronto se recompuso.
- ¡Animales! - exclamó, exasperada. Su corazón dio un vuelco y rápidamente su mente evaluó la posibilidad de encontrarse con patos, pero enseguida se convenció de que no podía haber ninguno de esos seres tan despreciables cerca. Sin embargo, algo le incomodaba. Observó a su alrededor y luego de unos segundos cayó en cuenta de que aún tenía alzada en el aire la pesada viga que había corrido. La lanzó a un lado, y cientos de motas de polvo se largaron a danzar a su alrededor.

- ¿Dónde estás, dónde estás? - murmuró en voz baja, tomándose la barbilla y fijando la vista en el espacio dejado por la viga, evaluando posibles lugares donde podría estar ese maldito libro... y completamente ajena a la figura que se acercaba.
avatar
Elereen Lucassen



Mensajes : 23
Puntos : 25
Inscripción : 17/09/2012


Edad : 23
Orientación sexual : Heterosexual
Pareja actual : Ninguna
Ocupación : Comerciante de libros.


Ver perfil de usuario http://pyritewolf.creaforo.net http://lostlegacy.activoforo.com/t134-elereen-lucassen http://lostlegacy.activoforo.com/t139-relaciones-elereen-lucassen#393 http://lostlegacy.activoforo.com/t138-cronologia-elereen-lucassen#392

Volver arriba Ir abajo

{Libre} Re: Lost and found

Mensaje por Oren Halestorm el Jue Sep 20, 2012 10:32 pm

El viaje a Asharot no había sido problema alguno y su destino era de su total agrado, las alturas le sentaban muy bien ya que estaba de lo más acostumbrado a ellas. La vida en un monasterio en las montañas podía ser dura pero agraciaba a uno de muchos beneficios, entre ellos una voluntad inquebrantable y un cuerpo físico resistente. Encontrarse entre ruinas llevaba al chico por un viaje directo al pasado, a su niñez, donde la mayoría del tiempo se la pasaba entre escombros aprendiendo de eventos de antaño. Las causas de los sucesos históricos no era lo que cautivaban su atención mas el niño jamás perdía oportunidad de escuchar a los monjes hablar. Sus enseñanzas siempre le han dado mucho que pensar y ese era un aspecto que no había cambiado nada. Dejando eso de lado, esta vez le tocaba ir sólo por lo que no habría ningún discurso ni clase de camino, eso lo habían hecho de antemano solo para indicarle cual sería su trabajo. Todo el trayecto hasta las ruinas estuvo repitiendo las indicaciones una y otra vez en su cabeza de manera de no olvidarse de nada, eso también lo ayudaba a mantener su mente centrada, firme y sin distracciones. Se podía decir que estaba tan ensimismado que si un oso le cruzara por enfrente podría pasar completamente desapercibido para el rubio.

Las ruinas se convirtieron en una visión que no se esperaba, por primera vez le hubiese gustado ver que había en ese lugar en sus tiempos de gloria. Oren removía cada piedrita y objeto que encontraba como si tuviera todo el tiempo del mundo para realizar su tarea. Una verdad escrita era que los tiempos de los monjes podían ser muy distintos a lo de cualquier otra persona. Sonreía, aún si lo que encontraba debajo era no más que una mota de polvo, era la incertidumbre de lo desconocido lo que lo ponía de tan buen humor, el pensar que allí podía estar lo que buscaba. ¿Cuál era su misión? Había una receta pérdida en un libro cuyo último paradero conocido eran las ruinas Keshar. Dada las condiciones del sitio le pareció muy improbable encontrar algo en buen estado pero no se rendiría, jamás lo hacia - Ve a Asharot y busca la receta escondida en uno de los libros de las ruinas de Keshar...- siguió repitiendo en voz baja, agregando una leve melodía a sus palabras. Su armonía era pegadiza, juguetona como si de una canción infantil se tratara mientras a su vez, el movimiento de su cuerpo lo acompañaba en un vaivén y sus manos se encargaban de seguir buscando. Estar allí era un juego para el inexperto joven quien ignoraba todo peligro que pudiese haber cerca, de hecho nunca estaba al tanto de las amenazas que atentaban contra su vida.
Lo siguiente fue repentino y aunque desatento al verdadero peligro, es muy difícil tomar al chico por sorpresa. Una tabla de peso y tamaño considerable había pasado a no más que centímetros de su rostro solo fallando al blanco gracias a los rápidos reflejos de Oren. Por su parte no se sintió sobresaltado por aquello incluso el evento logró sacarle una leve risa. Había sido una persona la culpable del accidente mas esta no se había dado por aludida, ignorando la presencia del joven rubio- Si uno no tiene cuidado con las causas que ocasiona, las consecuencias pueden...-- No llegó a terminar la frase, quedándose helado en su lugar incapaz de articular palabra. Era una mujer ¡Una mujer! Todos sus sentidos luchaban para mantenerlo en su lugar y evitar que pusiese los pies en polvorosa, una acción así sería de terrible educación y una falta de respeto imperdonable, mas dirigirle la palabra a una mujer, allí, sólo en unas ruinas abandonadas, era también un imposible- Y-yo...Y-y-o- "lo siento pero debo irme", fueron palabras que jamás salieron de su boca. Estaba anclado y comenzaba a hiperventilar sin llegar a ser demasiado evidente, eso era lo máximo que había podido aprender con todos sus años en el monasterio. La chica debía de considerarlo un peligro, alguien demasiado extraño para reaccionar así. Si solo pudiese hablar...pero las palabras se negaban a salir.
avatar
Oren Halestorm



Mensajes : 18
Puntos : 17
Inscripción : 19/09/2012


Edad : 18
Orientación sexual : Heterosexual
Pareja actual : Ninguna
Ocupación : Ninguna


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

{Libre} Re: Lost and found

Mensaje por Elereen Lucassen el Vie Sep 21, 2012 12:33 am

Una voz tranquila y medida distrajo a la joven de su errática y ágil evaluación de probabilidades sobre el paradero del libro en cuestión. Elle alzó su cabeza inmediatamente, frunciendo el ceño y bastante enojada. No le agradaba que le interrumpieran, no le agradaba para nada, y ya de por sí la serie de frustraciones y problemas que le habían llevado hasta esas malditas ruinas le habían dejado con un maldito humor bastante malditamente retorcido. Esto era la gota que colmaba el vaso. Parpadeó un par de veces, conteniéndose de saltar ciegamente a arrancarle los pelos a quienquiera que fuera que le había interrumpido y giró a enfrentar a la fuente de la voz, con cuotas medianamente iguales de temor, ira y curiosidad. Un chico rubio de aspecto poco amenazante estaba de pié a pocos metros de ella,... junto a la viga que ella acababa de lanzar tan incautamente por los aires.
- Oh, por dios, ¡disculpa! No te lastimé, ¿no? - dijo ella volcando repentinamente sus pensamientos hacia la preocupación, intentando observar si la viga había causado algún infortunio al joven. Solía lastimarse a base de movimientos torpes todo el tiempo, pero al no contar con una capacidad física especialmente destacada desconocía por completo la culpa nacida de herir a alguien.

El chico tartamudeaba algo, pero no completó su frase. Hiperventilaba. Eso eliminó cualquier dejo de sospecha de peligro. Definitivamente, si no le había golpeado, al menos le había dado el susto de su vida... Sin embargo, le extrañaba el hecho de que antes le hubiese hablado tan fluidamente y ahora fuese incapaz de completar una frase. Dejó pasar el detalle y se apresuró a revisar el morral que traía con ella, con una mezcla de aprensión y culpa en su interior.
- Te has llevado un buen susto, ¿eh? - comentó como si nada fuera mientras revolvía y revolvía. Eventualmente se detuvo, observó a su alrededor y localizó el objeto que estaba buscando - Toma, siéntate y bebe. - se aproximó al joven esquivando un par de escombros y le ofreció el objeto: una bota llena de agua. Intentó dedicarle lo que pretendía ser una sonrisa confiada y amable, mientras aprovechaba el acercamiento para confirmar mediante la observación despreocupada pero distante si él no había resultado herido. Su vago intento de sonrisa fue un rotundo fracaso. Al menos, la integridad física del joven no parecía haber sido afectada por el incidente; pero sin embargo él parecía particularmente perturbado.
- Hey - titubeó Elereen. Socializar y ayudar a los demás no era lo suyo. Pero revolver ruinas y buscar libros perdidos entre animales tampoco, y aún así lo había hecho por un buen rato ya. Contuvo un suspiro y continuó - ¿Te... te sientes bien? ¿Hay algo que pueda hacer? - consultó sin saber muy bien cómo actuar. Le incomodaba un poco la situación, pero después de todo ella la había causado y ella la tenía que resolver.
avatar
Elereen Lucassen



Mensajes : 23
Puntos : 25
Inscripción : 17/09/2012


Edad : 23
Orientación sexual : Heterosexual
Pareja actual : Ninguna
Ocupación : Comerciante de libros.


Ver perfil de usuario http://pyritewolf.creaforo.net http://lostlegacy.activoforo.com/t134-elereen-lucassen http://lostlegacy.activoforo.com/t139-relaciones-elereen-lucassen#393 http://lostlegacy.activoforo.com/t138-cronologia-elereen-lucassen#392

Volver arriba Ir abajo

{Libre} Re: Lost and found

Mensaje por Oren Halestorm el Vie Sep 21, 2012 1:41 am

Pensaba en el frío de las montañas, en la voz férrea de su maestro a la hora de dar sus lecciones y discursos, en los días en los que le tocaba pasear las cabras por las colinas. Nada ayudaba. Era una mujer parada en medio de las ruinas de lo que había sido Keshar y no tenía a nadie a quien acudir o pedir auxilio. Si eso era una prueba de los cielos, no le quedó mas opción al rubio que rogar misericordia por su pequeña alma. Eventos sin imágenes amenazaban con desmoronar su integridad mental y la mujer no tendría ni la más mínima idea de las razones ni el porque el chico terminaría hecho un ovillo a su pies si eso sucedía. La chica le habló. ¡ Fantástico! Cualquier esperanza de que aquello fuera nada más que una ilusión fue destruida por los dulces agudos de un timbre femenino. Su cuerpo aún se negaba a moverse, o más bien estaba completamente imposibilitado de hacerlo y sus labios se abrían y cerraban sin llegar a decir nada. Oren era un manojo de nervios que no encontraba descanso -N-n..- "No, estoy perfecto,pero ¿Podrías hacer el favor de irse muy , muy lejos dulce señorita?" Su voz apenas había vibrado para producir los primeros sonidos, era imposible pedir que el chico terminase toda aquella frase sin al menos alejarse una considerable cantidad de metros. Quería cerrar los ojos mas ni los músculos de los parpados le respondían. Paralizado, paralizado por completo por culpa de una mujer, Oren podía sobrevivir inviernos sin prácticamente nada, mas la soledad junto a una persona del sexo opuesto lo destruía por completo.

Ahora se acercaba más a él. ¿Era hora de correr hasta que las piernas no respondieran? El problema radicaba en que ya no lo hacían y ni siquiera había sido capaz de dar un paso atrás. Estaba perdido si no encontraba el temple que los monjes le habían enseñado a adquirir. El chico inspiró profundamente llenado incluso sus mejillas de aire. Contó hasta tres, que luego se hicieron cinco y finalizó en diez -Gracias- fue todo lo que salió pero era un considerable avance de los monosílabos sin sentidos. Aceptó la bota de agua, confiando en que el líquido refrescante haría maravillas. Su maestro siempre hablaba de las infinitas virtudes del agua y como las personas debían de parecerse a ella sin embargo ahora sólo bebía por puro vicio intentando obviar el género de la persona que tenía frente a él.

- Mi nombre es Oren- dijo casi autómata, en un intento desesperado de evitar más atención de la desconocida sobre su persona. Estaba bien solo que ella no debía de seguir acercándose. Era algo de eso a los que los monjes se referían como aura personal y aunque aun no entendía mucho de aquél concepto estaba seguro que la mujer estaba interfiriendo con la suya. Espacio, espacio era todo lo que necesitaba.
avatar
Oren Halestorm



Mensajes : 18
Puntos : 17
Inscripción : 19/09/2012


Edad : 18
Orientación sexual : Heterosexual
Pareja actual : Ninguna
Ocupación : Ninguna


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

{Libre} Re: Lost and found

Mensaje por Elereen Lucassen el Vie Sep 21, 2012 10:31 am

El chico parecía sumirse cada vez en un estado peor a cada instante que pasaba, y Elle no sabía qué hacer. Sus conocimientos de medicina eran escasos, y que ella supiera no había nadie en kilómetros a la redonda. Cuando ella se acercó a facilitarle el agua, temió por un instante que se desmayara. Quería pedirle indicaciones, que le dijera qué podía hacer para ayudarle, algo, pero una vocecilla en su interior sugería que intervenir podría llegar a causar un agravamiento de la descompensación que ya estaba sufriendo el chico. Su mera presencia parecía incomodarle. Cuando él le dio las gracias, la mente de la chica se quedó en blanco por unos momentos y luego retomó abruptamente su funcionamiento, como si quisiera compensar por el tiempo en el que no había funcionado, por lo que asintió con vehemencia.
- No hay problema- musitó mientras analizaba en más detalle al joven. "Perfecto" comentó vagamente su conciencia, mientras el resto de su cerebro retomaba funciones "Pierdes libros. Eres engañada por viejitos. Ahora también aterrorizas chicos". Oren, replicó ella a su conciencia. Se llamaba Oren.

Mientras tanto, otra parte de su cerebro ordenó a sus piernas que retrocedieran un par de pasos para evaluar la reacción del joven. Al tiempo que retrocedía, lo observó como quien observaría a un loco que tiene yescas y está parado junto a una pila enorme de paja. Sin dejar de observarle atentamente, como si fuese a estallar o convertirse en una paloma, la chica arqueó sus cejas y musitó:
- Bonito nombre. Muy... musical.* - sus labios iban a tornarse en una sonrisa sincera pero su cerebro sobreescribió esa orden para mantenerla atenta en la observación. El chico, cuando menos, no estaba explotando - Mi nombre es Elereen. - se mantuvo observándolo en silencio, y luego retrocedió otros cuantos pasos - Disculpa si te moleste, estaba... - la chica señaló vagamente las cosas corridas de lugar con una mano - buscaba cosas que no se quieren dejar encontrar... - "y por la frustración de no encontrarlas no te noté y casi te mato, lo siento", eso era lo que quería decir ella, pero irónicamente a la filóloga las palabras siempre le fallaban, por lo que luego de quedar un par de segundos en blanco se limitó a renegar con la cabeza y volverse hacia su tarea - ¡Quédate con la bota! No sea cosa que te descompenses de nuevo. - comentó al tiempo que volvía a revolver los escombros en un rincón. Ella podía bajar al río más tarde. O mejor no. Tal vez hubiesen patos. En todo caso, era mejor prevenir que curar.

*:
Hah! Encontré al músico, y ahora te lo pegaré a ti (?). http://www.youtube.com/watch?v=2_HXUhShhmY
avatar
Elereen Lucassen



Mensajes : 23
Puntos : 25
Inscripción : 17/09/2012


Edad : 23
Orientación sexual : Heterosexual
Pareja actual : Ninguna
Ocupación : Comerciante de libros.


Ver perfil de usuario http://pyritewolf.creaforo.net http://lostlegacy.activoforo.com/t134-elereen-lucassen http://lostlegacy.activoforo.com/t139-relaciones-elereen-lucassen#393 http://lostlegacy.activoforo.com/t138-cronologia-elereen-lucassen#392

Volver arriba Ir abajo

{Libre} Re: Lost and found

Mensaje por Oren Halestorm el Vie Sep 21, 2012 2:50 pm

De nuevo la teoría extraña de las auras. Los monjes y sus enseñanzas le decían que las acciones, pensamientos y deseos de uno podían influenciar en las decisiones de los demás. La situación frente a sus ojos podía ser un claro ejemplo de esas palabras porque la chica pareció comprender que su cercanía no hacía nada bien al inocente rubio. No es que la mujer fuese mala o se acercase con malas intenciones, simple y llanamente no podía estar en presencia de una sin que esto evocase aquellos gritos desgarradores dentro de su mente. Gritos que tenían sonido más sus procedencias le eran completamente desconocidas. De momento no hacían acto de presencia pero Oren sabía que estaban allí, esperando un momento de debilidad para escaparse de entre las grietas de su mente. Ignoraba cuanto su voluntad podría resistir aquello pero por ahora lo sobrellevaba aunque externamente pareciese todo lo contrario. Como si una maldición se rompiera, fue capaz de mover sus extremidades nuevamente. Las sentía entumecidas, como si hubiese gastado una gran cantidad de energía en no hacer nada. La mujer aún lo observaba de una manera especial, lo que se traducía en que los movimientos de Oren fuesen lentos y algo torpes, luchando por centrarse en otra cosa. La referencia a lo musical ayudó un poco en su labor pero las cosas estaban aún muy distantes de convertir el encuentro en una conversación fluida y normal.

-Mi nombre es Oren- volvió a repetir y se quedó pensativo. ¡Eso ya lo había dicho, cielos! Le costaba horrores pronunciar algo y cuando lo hacía era solo para volver sobre sí mismo. Si la chica le pisaba en aquél instante se lo agradecería, quizás el dolor le daría un poco de orden y razón a sus pensamientos y evitaría quedar como un niño incapaz de expresarse frente a otra persona. Podría ser peor... Elereen, como se había presentado, podía creer que había sido criado por animales o algo así ante su total falta de tacto para con una señorita. De hecho, Oren era muy culto y educado, mas sólo lo demostraba al sexo opuesto cuando estaba entre multitudes o en presencia de otros caballeros, en solitario era como un pez fuera del agua.
-Gracias- le respondió respecto a su comentario acerca del nombre, era todo lo que podía decir. Su nombre y "gracias". Al menos con eso quedaba en claro que el joven monje era de lo más agradecido. Aún así, no podía quedarse con la bota de agua de la chica, eso meritaría otro encuentro para devolvérsela y estaba seguro que no tendría el coraje suficiente para hacerlo. Pensó en dejar el objeto a medio en camino entre él y la chica, sin embargo eso quedaría tan fuera de lugar como salir corriendo despavorido.
-T-toma- Parecía un bebé aprendiendo a caminar con cada paso que daba hacia Elereen con la mano en la que tenía la bota temblando como si estuviese por alimentar a un lobo hambriento.-Ay-y-yudo a b-b-uscar- dijo tan rápido como pudo y volteándose de manera de revisar del lado contrario. Si no la veía , podía aparentar su no existencia y seguir su búsqueda tranquilamente, sólo que estaba seguro que la mujer no lo dejaría ser, estaba en la naturaleza femenina la curiosidad - o eso le habían dicho-
avatar
Oren Halestorm



Mensajes : 18
Puntos : 17
Inscripción : 19/09/2012


Edad : 18
Orientación sexual : Heterosexual
Pareja actual : Ninguna
Ocupación : Ninguna


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

{Libre} Re: Lost and found

Mensaje por Elereen Lucassen el Vie Sep 21, 2012 9:37 pm

Observaba y observaba, pero la joven no notaba cambios mayores. Aunque sea, Oren no empeoraba. Elle se sentía como si un alquimista le hubiese dado líquido y le hubiese dicho que si se movía demasiado rápido o lo agitaba demasiado destruiría la vida de allí hasta su hogar; en consecuencia cada movimiento que hacía era suave, pausado, delicado, intentando evitar repetir lo que fuera que hubiese asustado tanto al chico en un principio.
- Claro. Oren. - asintió la chica vehementemente, acompañando el movimiento con una mueca un tanto nerviosa al oír que él reiteraba su saludo. Al menos eso podía decirlo sin deshacerse en un hatajo de nervios. Tal vez esas palabras, esa suerte de presentación aparentemente carente de un significado particular, tuviera alguna acepción en única en Asharot; pero ella no recordaba que fuera así. O, en todo caso, de ser así no le había sido instruido, lo cual era impensable. La única salida lógica era que el chico tuviese algún tipo de desorden mental. Evaluó las posibilidades. En todo caso, ella no era quién para juzgar por ello; más de una vez al encontrarse con gente de otros reinos había tenido sus roces y no estaba de humor para problemas ahora.

Ante la reiteración del agradecimiento, la chica ya comenzó a considerar la posibilidad de que todo fuera un dejá vù reverso o alguna cosa rara. Sacudió la cabeza para despejarse y musitó un "No hay de qué". Ya cuando se disponía a volver a su tediosa tarea escuchó el nuevo tartamudeo del joven y se volvió. Aceptó la devolución de la bota en silencio, y tuvo especial cuidado en mantenerse tan alejada como pudiera de Oren mientras lo hacía. El hecho de que se ofreciera a ayudarle luego de devolverle la bota fue automáticamente interpretado como una prueba de que estaba haciendo las cosas bien, por lo que volvió a tomar distancia.
- Gracias - le replicó con una escueta sonrisa. La verdad era que iba a necesitar ayuda si esperaba encontrar ese condenado manuscrito antes del anochecer - De verdad, gracias - añadió en un murmullo. Se volvió hacia los escombros y volvió a revisarlos por arriba con la mirada - Busco un manuscrito - mencionó en voz alta, empujando con el pie una roca hacia un lado - Un recetario, aunque dudo que hayan muchos escritos por aquí como para confundirlo... - su voz decayó hasta perderse. De todos modos, el texto estaba supuestamente escrito en un dialecto demasiado viejo de un idioma empleado en algunos monasterios de Primith, que empleaban un alfabeto completamente distinto al acostumbrado y era, por ende, muy difícil que alguien que no estuviera versado en la historia de las letras comprender de qué iba.
- ¿Qué te trajo a tí aquí? - preguntó Elereen distraída, mientras se agachaba para intentar forzar una caja que había sido celosamente cerrada por una enredadera entrometida. Luego de unos segundos cayó en la cuenta de lo particulares que eran los nervios de quien le ayudaba en la búsqueda, por lo que apresuradamente añadió - Si se puede saber, claro... - alzó la vista para observar por un instante a Oren, quien estaba casi en la otra punta de la estructura - Oh, esa zona ya la he revisado. - comentó con un gesto de culpa.
avatar
Elereen Lucassen



Mensajes : 23
Puntos : 25
Inscripción : 17/09/2012


Edad : 23
Orientación sexual : Heterosexual
Pareja actual : Ninguna
Ocupación : Comerciante de libros.


Ver perfil de usuario http://pyritewolf.creaforo.net http://lostlegacy.activoforo.com/t134-elereen-lucassen http://lostlegacy.activoforo.com/t139-relaciones-elereen-lucassen#393 http://lostlegacy.activoforo.com/t138-cronologia-elereen-lucassen#392

Volver arriba Ir abajo

{Libre} Re: Lost and found

Mensaje por Oren Halestorm el Sáb Sep 22, 2012 3:51 pm

Daba pasos de bebé, no sólo a nivel físico sino sobre su estructura mental. Nadie podía darse una idea de lo difícil que era para el joven intento de monje, estar en presencia de una mujer y en esto no importaba su edad, clase o apariencia. No solo la lucha era complicada en sí misma, Oren tenía que lidiar con el no entendimiento de las causas que lo llevaban a esa forma de actuar. Los monjes siempre se repetían que la mejor manera de tratar con un problema era empezando por la raíz, pero en su caso esta se encontraba tan profundo que no tenía tierra firme de donde iniciar. Sus manos se movían apartando los escombros y restos del lugar para dejar descubierto nada más que polvo sobre polvo. El rubio era rápido en su labor, estaba más que acostumbrado a buscar objetos escondidos debido a sus días de recolección de hierbas.A pesar de ir velozmente tenía el mayor de los cuidados, hasta el más frágil de los objetos podía sentirse seguro en sus grandes manos. El estar concentrado en sí mismo y en lo que buscaba le hizo olvidar momentáneamente de la situación de estrés de no más de un minuto atrás. Escuchaba la voz de Elereen pero no la personificaba, lo que le permitía seguir sin pensar en un intento desesperado de escape por lo que alguna vez fueron las ventanas del lugar. Pero la paz no duraría mucho, las ilusiones jamás se mantienen.

-Pues has buscado muy bien, aquí no haaaa....- Su tono de voz bajo estrepitosamente en un glissando lleno de terror cuando se dio vuelta para informar de su avance a quien lo acompañaba. Su sonrisa cambió para volverse una forzada, casi podía apreciarse que de mantenerla comenzarían a brotar lagrimas de sus ojos - Nada - fue todo lo que dijo al final mientras cabizbajo aceleraba su paso hacia otra esquina alejada pero no lo suficiente para que Elereen lo perdiese de vista o dejaran de oírse. Debía de estar maldito o algo similar para que en uno de sus primeros viajes sin acompañantes se encontrara a solas con una mujer. Eran unas ruinas ¡Las señoritas no suelen andar solas por los escombros! Eso enseguida le dio una idea y una posible esperanza mas aún debía contestar su pregunta y toda fuerza de respuesta se había ido al momento en que se giró para verla. Prácticamente lo que hizo fue construir un refugio detrás de él con las cosas que iba apartando, el falso resguardo le ayudaba a mantener la calma - Busco una receta también aunque no sabré cual es hasta tenerla frente a mis ojos. Muchas cosas se parecen y son múltiples las ilusiones que se crean para engañar nuestros sentidos. La Verdad sólo puede ser vista por la Verdad, lo que sea que signifique eso - Bueno, la estrategia funcionaba pero estaba seguro que no tendría los elementos para aplicarla nuevamente como en estas condiciones, esta debía de ser una de las excepciones a la regla.

En un intento desesperado, y previniendo que debía dejar su refugio puesto no encontraba nada en su nueva área de búsqueda hizo uso de su última esperanza - ¿Has venido sola? ¿No es peligroso para ti? - Desde el fondo de su alma esperaba una negativa, que alguien estuviera cerca. Un amigo, su hermano, quien fuere. En cuanto salió de su precario escondite su boca se volvió a sellar y quien sabe si podría volver a abrirla.
avatar
Oren Halestorm



Mensajes : 18
Puntos : 17
Inscripción : 19/09/2012


Edad : 18
Orientación sexual : Heterosexual
Pareja actual : Ninguna
Ocupación : Ninguna


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

{Libre} Re: Lost and found

Mensaje por Elereen Lucassen el Lun Sep 24, 2012 12:13 am

Siguió forcejeando con pesados adoquines y traviesas enredaderas que se habían colado por rincones en los que no debían estar. Ella no estaba hecha para ese trabajo. Lo que era peor, ella tenía una suerte de... aura, que medía varios metros, dentro de la cual si ella intentaba buscar algo ese algo se escondería, o incluso desaparecería. Elereen era consciente de esto pero no tenía muchas opciones, por lo que simplemente se esmeraba en dar lo mejor de sí para la imposible tarea y continuaba agradeciendo silenciosamente la asistencia del extraño joven que andaba por allí atrás. Cada tanto se asomaba entre los escombros y lo buscaba, temiendo que le hubiera pasado algo. A pesar de que no lo conocía, le resultaba difícil no sentirse responsable de lo que le pasara dado el estado en el que lo había dejado. Aún no entendía qué habría sido lo que le asustó tanto, aunque cuando se encontraba pensando en esas tonterías se obligaba automáticamente a volver a la grilla mental que había trazado a lo largo de la habitación que recorría. Le quedaba al menos un cuarto de la misma, antes de siquiera pasar a otra estancia. Y había una zona que tenía un decrépito segundo piso que aún estaba en pie, o al menos eso había visto desde afuera.

La joven se limitó a asentir con los ojos muy abiertos ante la confirmación de la efectividad de su revisión, mientras una vocecilla en su interior le señalaba que no importaba cuánto tiempo estuviera allí buscando el recetario, no se acostumbraría al comportamiento de Oren. Cuando él le comentó sobre el motivo de su estadía, Elereen hizo una pausa en su forcejeo con un arcón que no se quería abrir. ¿Cómo demonios podía ser que alguien enviara a un chico así a buscar una receta? Más aún si era del recetario del viejo Ly Tin Wheedle, el que ella buscaba. Con ataques de nervios y todo, el chico parecía ser bastante más rápido y organizado que ella; o al menos eso mostraba el pequeño paredón que estaba alzando. Toda una obra de arte aislacionista. Y ahora sonaba mucho más coherente. Bueno, medianamente coherente. La chica aún intentaba dilucidar qué demonios quería decir eso de la Verdad.
- Una receta, vaya... espero que no sea del recetario que yo busco - masculló distraída, más para sí que otra cosa. Volvió al forcejeo con el arcón hasta que finalmente, valiéndose de una roca como ayuda, logró abrirlo. Se tomó un momento para observar las magulladuras que cubrían sus brazos, y agradeció ampliamente haber tomado prestados esos pantalones de su padre. Había tenido que conseguirse un cinto, pero se había ahorrado unos cuantos raspones más... y a decir verdad, eran bastante cómodos. Sin más, comenzó a hurgar el arcón.

- Algunos conocidos me acompañaron hasta mi destino, pero lo que buscaba no estaba allí - replicó mientras quitaba los objetos del arcón y los colocaba a un lado, sobre una pila de escombros, organizándolos en una línea. Como casi siempre, no le interesaba dar demasiados detalles sobre lo que hacía a desconocidos. Su jefe siempre se las arreglaba para que no viajara sola, siempre su viaje coincidía con que un amigo suyo iba para el mismo lado y tenía compañía cuando menos para buena parte del viaje. Había conocido a bastante gente interesante así. - No tenía mucha opción, no conozco a nadie en este Reino. - añadió. Al menos, nadie en quien ella confiara como para pedirle ayuda en una situación así - Qué hay de tí, ¿sueles vagar solo por ruinas olvidadas buscando recetarios? - consultó ella para saciar su curiosidad mientras revisaba una caja con cerrojo que había sacado del arcón. Una vez un marinero había intentado enseñarle las habilidades prácticas necesarias para abrir una cerradura, pero a la lizeriana no se le daba precisamente bien. De todos modos, no tenía los instrumentos que normalmente requeriría para intentar. Golpeó un par de veces el cerrojo con una piedra, sin mayor resultado que aplastarse un dedo y soltar un quejido más bien propio de una herida mortal. Maldiciendo por lo bajo, se aproximó hasta lo que consideraba una distancia prudente del joven que revolvía habilidosamente los escombros.
- ¡Hey, Oren! - dijo para llamarle la atención, antes de colocar la caja en el piso y patearla con cuidado hacia donde estaba él. La caja se deslizó suavemente pero sobre el final golpeó con algo y rodó un poco hasta quedar a los pies del joven. Elereen retrocedió un par de pasos por las dudas antes de hablar nuevamente - ¿Tienes idea de cómo abrir eso? No encontré ninguna llave.
avatar
Elereen Lucassen



Mensajes : 23
Puntos : 25
Inscripción : 17/09/2012


Edad : 23
Orientación sexual : Heterosexual
Pareja actual : Ninguna
Ocupación : Comerciante de libros.


Ver perfil de usuario http://pyritewolf.creaforo.net http://lostlegacy.activoforo.com/t134-elereen-lucassen http://lostlegacy.activoforo.com/t139-relaciones-elereen-lucassen#393 http://lostlegacy.activoforo.com/t138-cronologia-elereen-lucassen#392

Volver arriba Ir abajo

{Libre} Re: Lost and found

Mensaje por Oren Halestorm el Mar Sep 25, 2012 12:11 am

Se estaba quedando sin opciones y el objeto que buscaba no daba atisbo alguno. Estaba dando lo mejor de sí pero tarde o temprano ni eso sería suficiente. Oren es un monje joven, muy alejado de la iluminación de las cuales sus maestros hablan y como tal tiene sus límites. Fronteras y restricciones que con cada segundo que se iba se hacían más pequeñas y opresoras. El joven era como un animalito acorralado, como un conejo salvaje sólo que nadie buscaba comerlo, asustado de todo ser humano que mostrase atributos femeninos. Algunas veces aquella característica suya era más como una maldición, ya que su fobia era tan incompatible con su afable personalidad que daba a pensar que era una crueldad impuesta o un mal capricho del destino. Cual fuese la respuesta, el rubio siempre daría todo de sí, en su interior aún creía que no hay trauma que pueda ser permanente, ni magia inquebrantable. "La Voluntad de una persona es una fuerza capaz de obrar milagros" fueron palabras que escuchaba casi a diario desde que tenía uso de razón.

A pesar de estar muy concentrado e intentando minimizar el efecto que tenía la presencia de Elereen sobre sí mismo, aún estaba atento a sus palabras. La razón principal radicaba en que la chica podía encontrarse en serios problemas de un segundo a otro por andar revisando una estructura tan endeble como eran las ruinas de aquél sitio. La pesadez que residía en su alma respecto a las mujeres tenía su considerable tamaño mas mayor era su humildad y la preocupación por el prójimo por lo que ante un grito de auxilio, no dudaría en dar la vuelta a brindar toda ayuda que pudiese. Si la receta que buscaba coincidía con la de la chica no tendría mucho problema, lo único que necesitaba era copiarla. Cuando había terminado de revisar los estantes llenos de objetos en muy mal estado, pero que poco se parecían a un recetario, su acompañante pisoteó por completo sus esperanzas de ser salvado. Su única opción ahora era encontrar aquello, y pronto. Aparentando no haber terminado con su labor, volvió a su precario refugio para poderle contestar. Esperaba que aquella acción no fuera tan obvia y que Elereen no la tomase como una ofensa - Es mi primer viaje solo. Ha sido muy divertido pero las cosas tienden a complicarse sin ayuda.- "como ahora." Pero ese fue un comentario que se ahorró para sí mismo. Se quedó allí un momento por si la chica quería preguntar algo más, lo que terminó recibiendo fue una caja que sonoramente terminó a sus pies y un pedido de ayuda para abrirla. No es que fuera un experto en esas cosas pero las adivinanzas, su bueno oído y los juegos lógicos de los monjes lo convertían en un buen candidato para la tarea. Combinando aquellas tres cosas era capaz de abrir una cerradura sin mucho problema, sólo necesitaba dos varillas de metal. Alzó la caja a la altura de su rostro para hacer una inspección preliminar de su objetivo, sin embargo no se esperaba lo que aparecería.Lo siguiente pasó demasiado rápido, tanto que sólo quizás los ojos de un monje fueran los únicos capaces de reproducir la situación.

De aquél pequeño orificio salió una araña, diminuta, mas el impacto en el ya frágil Oren fue enorme. La magnitud de aquello fue tal que la única opción viable para el joven rubio fue arrojar el objeto con toda su fuerza contra la pared cercana a Elereen. La caja zumbó en el aire ante la fuerza aplicada, y al hacer contacto con el muro estalló completamente regando su contenido en el suelo. Dándose cuenta del grave error que había cometido, el monje corrió rápidamente a la zona de impacto, horrorizado por la visión como si la caja se tratase de un cadáver recién descubierto. Sin embargo, la importancia no era el objeto sino lo otro. El chico revisaba los restos haciendo uso de su mirada. Tenía sumo cuidado, con sus dedos bien separados y sin llegar a tocar nada como si pidiese disculpas por su accionar. Su voz sonaba llena de culpa e inmersa en una profunda pena - Oh, no no no no no. Oh, discúlpame arañita. No sabía que era tu hogar. Dime que estas bien, dime que estas bien - El chico buscaba y buscaba la pequeña razón de su desesperación y no respiró aliviado hasta ver al pequeño ser de ocho patas salir de su escondite entre los restos, trepando por la pared hasta perderse - Por los cielos, que descuidado puedo ser a veces - Ahora miraba el contenido que estaba esparcido por el suelo - ¿Esta aquí lo que bu...? - Se volteó a ver a la chica antes de terminar la frase por lo que nunca pudo completarla.
avatar
Oren Halestorm



Mensajes : 18
Puntos : 17
Inscripción : 19/09/2012


Edad : 18
Orientación sexual : Heterosexual
Pareja actual : Ninguna
Ocupación : Ninguna


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

{Libre} Re: Lost and found

Mensaje por Rhaella el Mar Oct 02, 2012 6:17 pm

En ocasiones se cuestionaba la seriedad que se manejaba dentro de la corte de Asharot. No dudaba que su soberana fuera una gobernante espléndida pero se preguntaba con mucha frecuencia si la corte en general poseía un mínimo del sentido de la responsabilidad y la importancia. Haberla mandado hasta las ruinas de Keshar por un simple capricho le parecía algo de lo más innecesario, pero su amor a su reina y su compromiso la obligaban a cumplir las órdenes que se le acataban. Bien el lugar estaba retirado del centro de la ciudad y aun mas del castillo en el que residía la joven dama; pero sin ninguna queja se decidió a cumplir con el destino que le habían otorgado.
Aiara sabia que podría confiar en su fiel compañera en cualquier situación, por eso le había pedido que buscara al pequeño Hellstrom y lo regresara a las seguros muros del castillo lo mas pronto posible. Todo para calmar el llanto de una consentida Lorelai. La chica no terminaba de entender porque resultaba tan importante aquel insignificante conejo, era un animal cualquiera y fácilmente podría remplazarlo por uno proveniente del campo que fuera tan blanco como la nieve misma. En ocasiones como estas era en las que deseaba tener a la familia real lo mas lejos posible donde el sentido común fuera mas común en los miembros de la misma. De igual manera no se esforzaría demasiado y probablemente podría sacar algún provecho de aquello, además que no le vendría nada mal salir de aquellas cuatro paredes que la aprisionaban en la monotonía, el aire fresco y un poco de realidad le haría bien. Si, vería esto como un paseo mas que un ‘deber’.A ser sinceros una parte de ella deseaba regresar al sitio aquel.
En aquel olvidado y deteriorado lugar ella y Leonid, sangre de su sangre, habían tenido sin fin de aventuras, como lo que alguna vez fueron: buenos hermanos. Pero esos días habían quedado atrás y quedaban hundidos en el banco de su memoria donde solo había lugar para los olores , los sabores y los sonidos por lo que ignoraba el estado presente de los restos. Estaba casi segura que el tiempo no habría sido amable con las viejas reliquias. Aun así estaba decidida a recorrer de nuevo las escombrosas ruinas de las glorias pasadas. Poco le importaba si encontraba al mentado conejo, ya le haría frente a su reina si el dichoso animal se negaba a regresar con la rubia.

Por los extensos campos y los interminables y caprichosos caminos le siguió la pista al animalito lo mejor que pudo, sus oídos atentos al mas mínimo sonido que le ayudara a identificar el paradero de Hellstrom. Vaya nombre para un conejo ; pensó. Le parecía un tanto agresivo para un ser tan diminuto, pero no era su mascota. El sendero pronto la llevo a encontrarse en las afueras de la desolada Keshar. Por unos instante aguardo silenciosa, escuchando el leve ruido, la fricción de unas peludas patas contra la escasa fauna que crecía por los rincones. Serena siguió el sonidito hasta perderse en el interior de los viejos muros que se caían a pedazos.
Claramente el lugar había sido inmenso durante sus días de encanto, le parecía que aquello no tenía fin. Pateo un par de veces piedras y hasta trozos de madera que interrumpían su suave caminar: trataba de andar en silencio pues aseguraba haber escuchado al mamífero esconderse dentro de la estructura (o lo que quedaba de ella) cuando su silencio se vio interrumpido por un estruendoso golpe. Ese no había sido Hellstrom, eso estaba mas que claro.

Alarmada y asustada se dirigió rápidamente al sitio del cual había provenido el estallido. Se sujetaba nerviosa y con las manos sudorosas de los escombros que encontraba a su paso para no caerse más que para ubicarse bien. Rhaella no conocía hombre alguno que se atreviera a adentrarse en aquel dividido lugar…Era difícil llegar a él si no se conocían bien las calles y los callejones de la gran metrópolis y sus alrededores. Conforme el eco se desvanecía pudo identificar el timbre de una voz que perceptiblemente no era la de ella. Se dio cuenta que no estaba sola. Sus liliáceas orbes bailaron siguiendo y buscando la fuente de aquella voz.

- ¿Quien es, quien anda ahí?- demandó saber. Sus palabras eran inseguras y se arrastraban pesadamente. El silencio reinó por un momento en el olvidado lugar.
avatar
Rhaella



Mensajes : 32
Puntos : 15
Inscripción : 01/08/2012


Edad : 19
Orientación sexual : Heterosexual
Pareja actual : Ninguna
Ocupación : Ninguna


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

{Libre} Re: Lost and found

Mensaje por Elereen Lucassen el Mar Oct 23, 2012 7:11 pm

La joven asintió y arqueó sus cejas ante la respuesta del joven. Así que estaba acostumbrado a viajar, pero no sólo. Eso explicaba algunas cosas, pero ella aún no entendía cómo alguien dejaría viajar solo a ese chico.
- Ciertamente, tienden a hacerlo. - respondió en tono suave y con una sonrisa culpable, recordando lo poco agradables que habían sido las últimas cuarenta y ocho horas para ella. Pero hela allí, en las ruinas Keshar, probablemente a punto de encontrar el recetario de Ly Tin Wheedle o, en su defecto, a punto de tener un ataque psicótico. Ambas cosas resultarían bastante entretenidas al observador atento.

Elereen se quedó observando a Oren mientras él examinaba la caja, curiosa. Toda su curiosidad se acabó cuando la caja salió volando, con un curso que pasaba peligrosamente cerca de ella. Con un grito y un movimiento torpe se cayó hacia atrás, llegando a atajarse de forma poco grácil pero al menos eficiente. Pasmada del susto, tardó unos segundos en reconocer que algo le dolía.
- Au. - el quejido, más una declaración de estado que otra cosa, se escapó en un tono insulso. La chica se incorporó como pudo y observó al chico, que divagaba sobre algo de una arañita. Sus ojos se posaron en la bonita y vieja caja, rota, y en su contenido desparramado en torno a Oren. Había una libreta. Al demonio las sensibilidades del chico, algo que podía potencialmente tener algo escrito dentro eliminaba cualquier filtro de cortesía en la chica. Se puso de rodillas, tomó la libreta con extremo cuidado y se sentó torpemente contra una de las endebles paredes del lugar a hojearla.
- Puede que sí, puede que no... - respondió en un murmullo a la pregunta cortada de Oren, demasiado interesada en el libro para prestar atención a otra cosa - No te voy a comer, ¿sabes? - añadió vagamente. Sin embargo, una vocecilla femenina le logró distraer.

Alzó la vista, confundida. Una joven muy bella estaba de pié bajo la arcada que daba acceso a la sala. Había algo extraño en ella...
- Sólo nosotros - dijo Elereen, incorporándose mientras echaba. Cuneiforme, ¿por qué tenía que estar en un alfabeto cuneiforme? Sus raspones, sucios, ardían y molestaban, y ella se moría por leer la libreta en detalle, pero la chica esa le inquietaba. Iba muy bien vestida, y además había algo raro en ella. Sin importar eso, era lo justo contestar su pregunta. - Soy Elereen, y él es... - se trabó un momento mientras señalaba a Oren. Eran los ojos de la chica. Oh. Tragó saliva. - él es Oren. ¿Quién eres tú? - replicó dudosa, sin saber muy bien cómo reaccionar y haciendo lo imposible por no rascarse como perro los raspones. Sus ojos se volvieron a la libreta y comenzó a pasar las hojas con más paciencia mientras esperaba la respuesta a su pregunta.
avatar
Elereen Lucassen



Mensajes : 23
Puntos : 25
Inscripción : 17/09/2012


Edad : 23
Orientación sexual : Heterosexual
Pareja actual : Ninguna
Ocupación : Comerciante de libros.


Ver perfil de usuario http://pyritewolf.creaforo.net http://lostlegacy.activoforo.com/t134-elereen-lucassen http://lostlegacy.activoforo.com/t139-relaciones-elereen-lucassen#393 http://lostlegacy.activoforo.com/t138-cronologia-elereen-lucassen#392

Volver arriba Ir abajo

{Libre} Re: Lost and found

Mensaje por Oren Halestorm el Jue Oct 25, 2012 12:13 am

Se quedó quieto en su lugar atragantándose con las palabras que quería decir mas estas no encontraban forma de salida. Por un segundo creyó que le faltaba el aire a causa de esto y que perdería el equilibrio pero el nudo en su garganta simplemente desapareció aunque claro, sus cuerdas vocales no daban indicio alguno de querer vibrar para producir algún fonema y facilitarle la comunicación al trastornado rubio. Estaba congelado en su lugar nuevamente, con la presencia de Elereen demasiado cerca para siquiera poder intentar un artilugio como el montado minutos antes. Le preocupaba el golpe que había recibido la chica y quería disculparse más que nada pero hacerlo sin un compañero cerca era como pedirle peras al olmo. Al menos se había cerciorado de que la arañita estaba bien y que volvería a su familia tarde o temprano. Muy en sus adentros esperaba que la susodicha "familia arácnida" no se encontrase dentro de la caja que acababa de destruir en su descuido, el mero pensamiento de ello lo ponía incluso más nervioso.

Mover su cabeza para asentir a las palabras de la mujer era todo un trabajo en sí mismo. Su cuello jamás se había encontrado tan tenso y reacio al movimiento como teniendo a Elereen tan cerca. Su cuerpo rechazaba el encuentro, se oponía con toda su fuerza por lo que hasta el más mínimo movimiento resultaba desgarrador. Su objetivo también estaba en revisar lo que antes estaba contenido en el pequeño arcón pero ahora estaban en las mismísimas manos de una fémina ¿Qué podía hacer? Tomarlos y salir corriendo sería una acción demasiada violento e inapropiada, su propio código de moral no lo permitiría. Viese por donde lo viese estaba perdido en una situación que sólo supo comparar con la muerte misma, o como mínimo estar entre la espada y la pared. Cielos, prefería estar entre el acero y la piedra que en las ruinas donde sus piernas lo retenían.

El sonar de una segunda voz femenina más el "Sólo nosotros" de Elereen fueron la gota que derramaron el vaso. Otra particularidad de su extraña fobia es que no sólo se daba hacia cualquier mujer sino que la afección por sí misma se veía incrementada exponencialmente por la cantidad de personas presentes del sexo opuesto. Sus ojos apenas se movieron para dar fe de la recién llegada y estos demostraban una mirada llena de terror como si la chica fuera la representación misma de un espíritu maligno. Llegado el caso el monje no tenía miedo alguno de los últimos pero una mujer...Una mujer era su total y absoluta perdición.

Luego de ello fue cuestión de segundos. Uno, dos...tres. Oren salió disparado al punto más alejado de ambas que pudo encontrar con un rápido vistazo de reojo no sin antes desencadenar una nueva serie de eventos. En primera instancia de su escapatoria golpeó una vasija con su pie que terminó reventando y dejando libre una buena cantidad de escarabajos que habían hecho del receptáculo un hogar. ¡ Fantástico! Otra razón por la cual llenar su cabeza de una culpa que contribuiría a hacerla explotar. El segundo descuido y desgracia provino de un pedazo de metal sobresaliente que apresó un lado de la camisa y ante la fuerza imparable del chico en fuga terminó creando un gran agujero en la misma. Como si fuera parte de un espectáculo cómico, seguidamente tropezó con unas de las maderas tiradas en el piso para finalmente darse un golpe seco contra una estantería que de manera inevitable termino cayendo junto con él al piso apretándolo en su lugar como trampa a un animal. No se movía y si mirada simplemente estaba escondida por el tamaño del objeto que aplastaba la mitad de su cuerpo. Alguien con muy buen oído podría jugar oír sollozos pero esto también podría tratarse simplemente del pobre cuerpo del joven intentando volver a captar aire. ¿Qué sería del joven monje?
avatar
Oren Halestorm



Mensajes : 18
Puntos : 17
Inscripción : 19/09/2012


Edad : 18
Orientación sexual : Heterosexual
Pareja actual : Ninguna
Ocupación : Ninguna


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

{Libre} Re: Lost and found

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.