Lost Legacy se encuentra ambientado en el espacio temporal de un futuro cercano, pero en un diferente plano espacial. En su estado actual se divide en 7 reinos, 6 de los cuales están alimentados por huevos de dragón que proveen energía a sus tierras y, el central. Nemereth, recibe la energía sobrante de todos los demás. Los huevos aportan cualidades que podrían considerarse, por si solas, positivas para las personas que allí viven, pero también aportan su lado negativo, obsesivo y extremo de cada uno.

Conectarse

Recuperar mi contraseña

Últimos temas
» Respeto a los antepasados
Miér Mayo 22, 2013 5:46 pm por Merceron

» The Last Chapter {Afiliacion Elite}
Vie Mayo 17, 2013 6:29 pm por Invitado

» Digimon Tamers, Comienza tu aventura (élite)
Vie Mayo 17, 2013 8:45 am por Invitado

» Ramna Kalesh
Miér Mayo 08, 2013 10:45 am por Nosh

» Pide rol
Lun Abr 01, 2013 5:21 pm por nedesidere

» Kuroi Karasu Foro de Rol [+18] [Afiliación Elite]
Mar Mar 26, 2013 6:41 pm por Invitado

» SE PODRIA DECIR...
Dom Feb 17, 2013 3:53 pm por nedesidere

» UN TRAMO OBLIGADO
Dom Feb 17, 2013 3:48 pm por nedesidere

» Registrar avatar (OBLIGATORIO)
Vie Feb 15, 2013 5:30 pm por Ivan Krhimt

» Feliz Cumple user de Aryana!!!!
Jue Feb 07, 2013 3:19 am por Aryana





PJ MASCULINO
--
PJ FEMENINO
--
NARRACIÓN
--























40 por 40 40 por 40



Lost Legacy está bajo la licencia de Creative Commons Attribution-NonCommercial-NoDerivs 3.0 Unported License. El contenido del foro: Imágenes, Historia, Personajes y Nombres son propiedad intelectual exclusiva del foro,cualquier intento de plagio parcial y/o total del contenido de este foro será denunciado de inmediato y sin previo aviso a ForoActivo.
La trama del foro así como los PJ Cannon, el Bestiarios y otras historias son originales y derecho de Marcos Gabriel Berengeno (Merceron). Cualquier copia total o parcial de sus ideas será denunciado.
Creative Commons License


Ramna Kalesh

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Ramna Kalesh

Mensaje por Ramna Kalesh el Vie Oct 19, 2012 12:21 am




Ramna Kalesh
Photobucketbackground-repeat: no-repeat;">

  
INF. BÁSICA

Nombres: Ramna
Apellidos: Kalesh
Fecha de Nacimiento: 3 de Octubre de 1094 D.D.C
Edad: 20
Ocupación: Curandera
Orientación Sexual: Heterosexual
Estado Civil: Soltera
Reino: Ehren
MÁS SOBRE TI

Gustos: Sentir el viento, dar caminatas, ver el cielo, la tranquilidad y el silencio.
Disgustos: Sentirse perdida, encerrada o sin escapatoria.
Manías: Morderse el labio cuando está nerviosa o asustada.
Enfermedades: -------------
Virtudes: Curiosa, divertida, directa.
Defectos: Hostil, orgullosa, maliciosa.
Fobias: Claustrofobia

DESCRIPCIÓN PSICOLÓGICA

 
Ramna tiene dos lineas comportamentales muy bien marcadas, una de ellas se da cuando está acompañada y la otra mientras está en soledad.
Con las personas suele mostrarse esquiva y hostil, a ella le gustaría pasar desapercibida mientras está en el distrito, pero es una persona muy “misteriosa” como para no ser motivo de habladurías. De echo la imagen que da a la mayoría de los aldeanos es la de una mujer que viste pieles negras y trae extraños brebajes que curan los males, en otras palabras muchos la consideran una bruja. Incluso algunas madres suelen utilizarla para extorsionar a sus niños a que coman la comida o se acuesten temprano, algo así como: “si no te comes la comida vendrá por ti la bruja de la montaña”.

De todas formas no le echemos toda la culpa a los ciudadanos del distrito, lo cierto es que Ramna no se esfuerza demasiado en desmentir esos rumores ¿Por que? Pues bueno, el echo de que extraños irrelevantes en su vida hablen sobre su persona le resbala lo suficiente como para no prestarles ni la mas mínima cuota de atención. Y por otro lado a pesar de dar la impresión de ser una persona seria e inquietante, suele tener comportamientos infantiles y disfruta burlándose de las supersticiones que ha creado la gente en torno a ella. Por lo que esto, sumado a su faceta maliciosa provocan cuando se permite conversar con alguien que sea capaz de inventar mentiras y engaños sobre ella misma solo por mera diversión.
Desconoce muchos códigos sociales y se la suele considerar maleducada, también por esto puede sonar cruel al hablar o al juzgar, en síntesis no conoce la sutileza y es demasiado directa tanto con ella misma como con los demás. En verdad es inocente y muchas veces no sabe como reaccionarán las personas ante sus comentarios u actitudes por lo que suele ofender a los otros con facilidad. Mientras que en la montaña en una experta la ciudad la torna indefensa ante gente potencialmente peligrosa que no sabe reconocer a tiempo.

Ahora bien ¿Que hace esta chica mientras está en la montaña? Pues básicamente sobrevivir y divertirse, mas de un caminante la ha visto corretear liebres o bajar laderas escarpadas a toda velocidad solo por diversión. Aquí se destaca nuevamente su comportamiento infantil que la hace a su vez inconsciente, lo que nos lleva a deducir que además es una persona con suerte. Posee un gran conocimiento de la montaña, sus animales y sus plantas, así como del clima de la región, fácilmente podría decir si lloverá o si hará frío en unas horas con solo echar un vistazo al cielo. Además es muy responsable con su trabajo lo que la lleva a ser metódica al momento de preparar medicinas, para esto necesita concentración por lo que odia que la molesten mientras está en ello. No es muy auto-critica que se diga, de echo infantilmente siempre intentará justificar sus acciones de una forma u otra, es muy orgullosa respecto a sus habilidades y le cuesta en demasiado admitir un error.

Tiene una gran curiosidad que muchas veces es la que la impulsa a meterse en lugares desconocido e investigar. Si alguna vez has conocido a alguna persona que no puede aguantarse a echar un vistazo dentro de una habitación que dice “solo personal autorizado”, pues esa es Ramna.
Aunque no ha tenido la oportunidad(en parte porque ella misma no se la ha dado) podría llegar a sur muy leal con sus amigos, así como lo es con los viejos clientes de su abuela.

HISTORIA

Antes sus ojos aún desfilaban imágenes de llamas y sangre y en sus oídos los gritos de los aldeanos que antaño fueran sus vecinos parecían aun estar vigentes a pesar de que ya se encontraban a miles de kilómetros de su aldea natal o lo que quedaba de ella. La niña paso una mano por su nariz la cual parecía continuar captando el olor a ceniza. De tanto en tanto echaba una mirada hacia atrás temerosa de ver las columnas de humo, pero el único gris que se observaba era el del cielo nublado. El hombre que los llevaba a ella y a su hermano rumbo a tierras desconocidas era todo un misterio, había llegado a su aldea semanas después del ataque que había dejado la mayoría de las casas reducidas a escombros y provocado la muerte de sus padres. La niña no era muy consciente de como habían terminado viajando con él, estaba como metida dentro de un sueño del cual no quería despertar, lo ultimo que recordaba con lucidez eran imágenes del saqueo, hombres blandiendo espadas, fuego quemando las casas y luego tranquilidad y cenizas. Sus píes caminaban con esfuerzo tratando de seguir a sus dos compañeros, pero su mente estaba confusa, perdida aun entre las llamas de su aldea. No fue sino luego de unos meses de viaje que la realidad la obligo a mirarla con total atención, justo en el momento en que su viaje terminaba. La niña se hallo de repente en una habitación que no conocía junto a una extraña que le tocaba el rostro sin miramientos.

Los blancos y fríos dedos de la anciana apretaban los cachetes de la niña examinándola. Luego de un momento soltó un carraspeo y retiro bruscamente su mano dándose media vuelta en dirección a un apolillado mueble que estaba a sus espaldas. De entre la infinidad de frasquitos y botellas de su interior saco una pequeña y abultada bolsa de cuero. Acto seguido se la entrego al extraño que aguardaba fuera de la cabaña, era curioso pues aunque Remna hubiese viajado cientos de kilómetros con aquella persona no podía llamarlo de otra forma más que “extraño”; ya que prácticamente no habían intercambiado palabras entre si. La niña miró nerviosamente hacia afuera buscando a su hermano, sin embargo la anciana la apartó del camino con un empujón – lleva al chico contigo es parte del pago como ya acordamos - dijo con voz áspera dirigiéndose al hombre, este se inclino levemente e hizo un gesto al muchacho para que se acercase. Remna observaba anonadada, estaba terminando de procesar lo que había ocurrido, aquella anciana a la que nunca antes había visto le estaba arrebatando a su hermano quien era su única familia y amigo. Instantáneamente sintió ganas de encogerse en un rincón producto del miedo que le invadía y al mismo tiempo de incendiar aquella vieja casa, gracias la rabia que sentía. Pero antes de que siquiera pudiese mover un píe la puerta se cerró brutalmente y la anciana volvió a entrar, se dirigió hacia una estufa apagada y arrojo algunos leños. La niña miró hacia la ventana, su hermano ya había partido sin siquiera despedirse...entonces la pequeña sacudió la cabeza -no...- pensó, el si se había despedido. Un recuerdo de la noche anterior mientras acampaban junto a una fogata le llego con nitidez, en el su hermano la abrazaba fuertemente y deslizaba con suavidad un colgante hacia su bolsillo. Había estado tan anonadada y perdida en si misma que no se había detenido a analizar el significado de aquello hasta ahora, con la mano rebuscó en el bolsillo de su abrigo, allí estaba el medallón de su madre. No era elaborado ni costoso, tenía la imagen de un simple árbol, pero sin embargo era invaluable. A Ramna se le escaparon unas lágrimas que llevaban siendo reprimidas desde el ataque, incluso cuando escuchaba sollozar a su hermano por las noches ella no se lo había permitido, puesto que simplemente no quería procesar lo ocurrido.Ahora recordaba a su hermano hablando con el hombre que los llevaba, lo recordaba tapándola por las noches y preparando su comida...y sobre todo recordaba su mirada, una mirada que cargaba con mas dolor que la suya y por ende que pertenecía a una mente que conocía mas de lo que había ocurrido. Mientras que ella se recluía su hermano vivía todo por ambos, Ramna había gozado hasta entonces de la felicidad del ignorante, pero ya era hora de saber.

La niña le dirigió una mirada a la vieja que ahora encendía el fuego,esta se volvió mirándola por un momento -¿Que? ¿Tienes algo que decir?- le gruño, la niña frunció el ceño enojada, por supuesto que tenía algo que decir, tenía muchas cosas que decir...La vieja lanzo un carraspeo – Así que tenemos a una cobarde ¿he? - dijo volviendo nuevamente su cabeza hacia el fuego – ¡bah!- gruñó nuevamente.
-¿Donde esta mi hermano?- pregunto Ramna enojada.
-!Ja¡ y susceptible además...se a ido- contestó la otra con indiferencia.
-Se que se ha ido, acabo de verlo- le respondió la niña elevando la voz
-¡Entonces has la pregunta correcta!- grito la vieja, volviéndose para verle el rostro
-Bien- dijo la niña un tanto asustada mientras se secaba una lágrima- ¿entonces a donde se ha ido?-
-A Asharot – respondió la anciana, Ramna se tomo un tiempo para pensar a los seis años no tenía una mapa muy claro del continente – Ese hombre que es un herrero lo tomara como aprendiz – agregó la vieja lanzando un escupitajo – Somos viejos conocidos, me debía un favor así que le pedí que fuera por ustedes-[b/] culmino la anciana volviendo a dirigir su atención hacia la hoguera. [b]- Ademas perdío a su familia hace un tiempo, y es de esos que necesitan compañía, tu hermano le vendrá bien.- culminó.
- ¿¡y con que derecho lo has vendido!?- estallo la niña gritando exasperada.
La anciana se volvió nuevamente para mirarla – yo no lo he vendido, lo he regalado- finalizo con tranquilidad girándose nuevamente hacia la estufa.
Como si aquellas palabras hubiesen sido el gatillo de un arma, Ramna se abalanzo como una bala sobre la anciana y se le colgó al cuello, no sabía si con ello ligaría ahorcarla pero solo quería hacerle daño. La mujer se deshizo de ella con una fuerza que no aparentaba decido a su edad y la tiro al suelo, una vez allí le apretó la garganta con un pesado bastón de madera.
- Debes controlar esa rabia- le dijo apretándole la garganta aun mas fuerte – ten en cuenta que una persona serena siempre tiene la ventaja ante una colérica, la rabia no te deja pensar con claridad, puede provocar acciones estúpidas, y te hace predecible- con la otra mano la anciana arrimo un leño mas a la hoguera – como tu lo has sido ahora-
La mujer liberó la garganta de la niña y esta se arrastro un poco agarrando a causa del dolor su cuello con la mano, supo que si lo intentaba le resultaría trabajoso hablar.
- Ho si, a la rabia hay que domarla y ordenarle que salga solo cuando es pertinente – continuo la anciana hablando tranquila y secamente – y cuando eso pase debe ser tan arrolladora y peligrosa que deje a tu rival sin habla, justo como ahora pero sin fuerza física, solo con la mirada – finalizo mirando a la niña.

Luego de aquel incidente Ramna se sintió como una prisionera, en los días venideros la anciana la encerraba por las noches y la vigilaba durante el día. En su corta estadía allí solo había podido sacar en claro que la mujer solo podía hacerse cargo de uno de ellos, el que le resultaría mas útil, sin embargo no le informo porque los había traído allí
¿Porque a ellos?. De todas formas la niña no imaginaba como podría hacerse cargo de ella siendo que parecía que apenas podía encargarse de si misma, su cabaña estaba casi derruida y el frío viento de la montaña sobre la cual estaban se filtraba por entre las maderas.
Se sintió aliviada por su hermano, por lo que recordaba aquel hombre siempre había sido amable con ellos y en cambio la anciana era implacable y la obligaba a realizar tareas que podían resultar bastante pesadas. Lo cual incluía cortar leña, limpiar los estantes, reparar la cabaña, despellejar liebres para la comida y otras cosas bastante molestas como lavar ropa a mano en pleno invierno con agua helada. Aveces a para motivarse recordaba unas palabras que la anciana le había dicho el día de su llegada “–No tendrás cariño pero a cambio te daré de comer, un techo... y quizás, si tienes suerte te enseñaré - “ La curiosidad de Ramna se despertaba de repente ¿Que podría enseñarle aquella anciana? ¿Acaso sabría pelear con espadas, o cazar venados? No se le ocurrían muchas cosas en las cuales aquella mujer encorvada pudiese destacar...

Sin embargo sí le enseñó, los primeros meses fueron cansadores y repetitivos, puesto que la niña se dedicaba todo su tiempo a realizar las tareas de la casa.
Todas estas eran tares a las cuales no estaba acostumbrada por lo que tuvo que soportar varios castigos producto de sus errores. Lo único que hacía bien era despellejar animales, puesto que su padre era cazador y le había enseñado a hacerlo, aunque no disfrutaba de la tarea.
En ocasiones pensaba en escapar, correr montaña abajo hasta el distrito, había ido algunas veces con la anciana y conocía medianamente el camino; pero tenía miedo de la montaña,sus planes de escape siempre se veían frustrados cuando escuchaba el gruñido de algún animal, o divisaba a lo lejos las enormes avalanchas de nieve que ocurrían a menudo en invierno. La casa de la anciana estaba muy aislada , escondida entre los bosques nevados y la posibilidades de que perdiese el camino y nadie la encontrara eran bastantes. Se resigno finalmente a esperar la primera para escapar.

Su vida comenzaba a ser monótona, cuando un día mientras buscaba un cuchillo para despellejar una liebre la vos de la anciana llegó a sus oídos – Hoy no...- le dijo – ven – agrego haciéndole una seña para que la siguiera. La llevo durante un buen trecho por el bosque, internándose cada vez mas en la espesa mata de arboles. Entonces llegaron a un claro y se detuvieron -¿Que vez? - le pregunto en forma abrupta la mujer, la niña sorprendida por la pregunta quiso comenzar a responder cosas que veía como arboles, pájaros y piedras pero sus ojos magnéticamente se clavaron en el suelo. Bajo sus pies crecía una hierva extraña que nunca había visto en los alrededores de la casa, en los lugares libres de nieve se asomaban unas hojas pequeñas de un verde amarillento, automáticamente se lo dijo a la mujer como respuesta. Esta la miró dubitativa durante un instante y luego lanzo un escupitajo-volvamos – dijo -creo que voy a tener que gastar mi tiempo con contigo después de todo- Ramna no entendió las palabras de la anciana en aquel momento, ni tampoco el propósito de aquella caminata, sin embargo fue a partir de ese día que comenzó su aprendizaje.
Cuando llegaron a la cabaña la anciana le ofreció una silla y ambas se sentaron junto a una mesa, la mujer extrajo de uno de lo pliegues de su grisácea ropa un pesado libro. La niña se pregunto por un momento si esa abultada joroba que tenía la mujer no sería en realidad una pila de cosas escondidas. Le divirtió por un momento la idea, pero luego miro con atención el libro – ¿Sabes leer? - preguntó la vieja, Ramna negó con la cabeza - Tendrás que aprender- acotó. Acto seguido la mujer abrió el libro, sus hojas contenían dibujos bastantes buenos de plantas y animales y anotaciones sobre los mismos en letra diminuta. - Son mis memorias – le dijo a la niña – son años de estudio hacia las plantas y animales, plasmados en estas hojas – continuo – este es uno de los tantos libros que heredé de mi tatarabuela y ella de la suya, los textos y dibujos que aquí figuran son producto de la pasión que sienten las mujeres de esta familia por el poder medicinal de las hierbas y ciertos animales.- la anciana lanzo un suspiro. Ramna la miraba con una profunda atención, nunca antes aquella mujer le había hablado con tanta claridad y paciencia, le estaba transmitiendo algo muy importante para ella. - Y tu como mi nieta debes continuar con ese legado – acoto la anciana dejando anonadada a Ramna, alguna vez había echo conjeturas sobre los motivos de la mujer para adoptarla, el que fuese una conocida de sus padres era una posibilidad aunque fue casi al instante descartada, puesto que si así fuera supuso que la anciana se lo diría.
- De todas formas olvídate de ese vinculo – continuo la mujer con sequedad – tu simplemente seras mi aprendiz, no quiero vínculos afectivos contigo – agrego con voz receptiva – fui muy permisiva con mi hija y quizás por eso huyó con ese cazador hacia Atma, jamas debí prestarle mi ayuda a ese hombre – Ramna quería preguntar mas cosas sobre el pasado de sus padres del cual no sabía muchas cosas, pero decidió morderse la lengua, su abuela precia realmente dolida. Luego de unos minutos de silencio la mujer volvió a hablar – La hierva que vimos hoy se llama “Quisquillosa” - dijo mostrándole su dibujo en el libro, el cual detallaba su floración y el tipo de semillas también – la llaman así porque solo crece en lugares donde llega la luz, por eso debes buscarla en los claros, es una hierva invernal y es buena para las congestiones y el catarro. - Finalizó levantándose de la mesa – Mañana comenzaran tus lecciones de lectura, pero ahora puedes seguir con esa liebre – acotó riendo un poco, seguramente imaginando el enojo de la niña.

Años pasaron sobre la montaña, la nieve se derritió y cayó muchas veces, los renuevos de los arboles crecieron y lograron frondosos troncos, los animales migraron cada año y luego volvieron al siguiente. Todo cambio muchas veces y Ramna también, ya no era una niña y ya no pensaba como una. Su miedo por la montaña se había convertido en respeto y la conocía como la palma de su mano. Conocía cada árbol de los alrededores así como los lugares en donde nacían ciertas hiervas y sabía emplear sus partes para varios fines, ya fueran medicinales u comestibles. Sus pies estaban entrenados para caminar silenciosos y así acercarse a los animales sin ser percibida, sus manos estaban acostumbradas a tensar la cuerda del arco que utilizaba para cazar, y su cuerpo se había acostumbrado al intenso frió que en ocasiones prevalecía en la zona.
En efecto, la anciana de la montaña quien hace años había confesado ser su abuela materna, le enseñó los secretos de aquel lugar. Mucho tiempo vivieron ambas en la cabaña, hasta que un día la mayor se marchó. Salió con poca ropa de abrigo y paso cansino, dirigió una mirada solitaria hacia atrás y se perdió entre la nieve. Ramna la siguió extrañada – ¿Que haces vieja? - le excepto, hace años habían acordado llamarse de esa manera, ella le decía “vieja” y su abuela a su vez la llamaba “mocosa”.
-La vida es dar y recibir – le dijo la anciana a la chica y continuo sin mas su caminata, Ramna recordó un día de invierno en que la mujer le había dicho algo similar y dos lágrimas solitarias le escurrieron por las mejillas.

Había sido hace unos años atrás su abuela la había llevado con sigo para enseñarle a cazar liebres mediante a trampas. Su mecanismo consistía en poner una especie de soga fina y resistente que formaba un aro del tamaño necesario como para que entrase la cabeza de ese animal. La soga era colocada en trillas utilizadas por los animales asiduamente, y era atada a unas ramas de forma tal que el aro casi rozara la tierra, cuando el animal pasaba por allí su cabeza se enganchaba y se ahorcaba.Cuando la anciana le describió el mecanismo a Ramna esta se horrorizo.
- ¿Porque horrorizas a la muerte? - pregunto su abuela – la vida es dar y recibir mocosa, y esta liebre nos dará su vida para que podamos seguir viviendo-[b/]
[b]-Si, pero murió sufriendo–
dijo Ramna señalando el suelo nevado en donde las garras del animal habían quedado marcadas por el forcejeo – El sufrimiento siempre nos acompañada ya sea en vida o al momento de morir – le contesto la vieja – y cualquiera que no luche por su vida si esta se ve amenazada nunca fue digno de tenerla en primer lugar, este animal tuvo la posibilidad de hacerlo y lo hizo, tuvo una muerte digna – culmino.
- Pero fue una muerte injusta – replico Ramna – era casi imposible que pudiese escapar de la trampa-
- Era casi imposible porque me tome el tiempo necesario para trenzar bien esta soga y colocar la trampa en el lugar adecuado – dijo la mujer colocando el cadáver del animal en un saco de cuero – en cambio podría haber sido menos dedicada y equivocarme al colocarla, en cuyo caso no hubiese sido digna de tomar la vida de este animal, y quizás si no tuviésemos otra fuente de alimento habríamos muerto de hambre-
- Dijiste que la vida era dar y recibir, pero ¿que le hemos dado nosotras a ella? - la increpo una vez mas la niña.
- Muchas cosas, le hemos dado las pisadas que ayudan a dispersar la nieve que aun no se derrite en primavera y así ayudamos a que la hierva que ella come crezca mas deprisa - respondió – También les damos las sobras de las plantas que no utilizamos para la medicina, ¿has notado como desaparecen por las noches? Ellas y otros animales las aprovechan – continuo- Seguramente damos a otros seres mas cosas de las que no somos cocientes, e igualmente debemos recibir otras tantas de las cuales no tenemos idea – Hizo una breve pausa y luego continuo hablando pausadamente – Pero lo mas importante es que cuando llegue el momento le daremos nuestra a su hijos, cuando nuestros cuerpos vayan a la tierra la energía que esta en ellos pasara a las plantas que crecerán sobre nosotras y a los animales que comerán de ellas – le explico mirándola – Así como la energía de este liebre pasara a nosotras en cuanto la comamos y de algún modo seguirá viviendo con nosotras-

Ramna volvió entonces al presente, en cual su abuela se marchaba hacia la fría nieve del invierno, seco sus lágrimas rápidamente. Pensó entonces en los perros que se alejan del hogar para morir y sabía que la anciana haría lo mismo. No lo vio como un suicidio, pensó que era un privilegio elegir el lugar en donde uno fallecería, si ella pudiese también elegiría morir mirando el cielo de la montaña...

Ya hacia una larga temporada que se valía totalmente por si misma y aunque algunos de sus hábitos lógicamente habían cambiado, todavía disfrutaban de viejos pasatiempos como observar desde lo alto el lejano distrito en donde vivían otras personas. Pensó las invitaciones que algunos le habían echo para que viviese allí con ellos, algunos incluso pensaban que en vida su abuela la había tenido secuestrada en su cabaña y quizás en algún punto fue así. Pero ella seguía en aquel sitio, pasando frío o hambre en algunas ocasiones ¿Porque no se marchaba? Varias veces lo había pensado, pero jamas podría lograrlo, era demasiado tarde, se había enamorado de la montaña. Sus oídos amaban el susurro del viento y sus ojos saboreaban el cambiante paisaje, sus pies disfrutaban de sentir el pasto cuando el tiempo le permitía descalzare. El bosque era su hogar, los animales sus vecinos y la libertad su pasión. Por otro lado en su interior yacía un miedo que se había desarrollado en los últimos años, era una voz que le decía que el peligro estaba con sus iguales, que el animal mas peligroso al que podría enfrentarse era el humano, era algo parecido al instinto de supervivencia que le decía que cuanto mas alejada estuviese de otros, mas segura estaría. No obstante en ocasiones sentía la necesidad de ver algún rostro familiar, y entonces bajaba hacia el distrito y visitaba a sus clientes que pedían remedios contra ciertas aficiones. Ese era el viejo trabajo de su abuela y ahora ella se encargaba de ello, después de todo era su legado. La mayoría de la gente del distrito la miraba ceñuda cuando estaba par allí, a la muchacha no le importaba puesto que no prestaba mucha atención a los comentarios o miradas. Desconocía bastantes códigos sociales puesto que su única compañía durante años había sido su abuela quien no le enseño mucho sobre eso. Solo una vez le pidió que consiguiese un hombre para pasar sus conocimientos a otra generación, a esto Ramna respondió en broma que no debía preocuparse puesto que en cualquier caso podría robar algún niño huérfano del distrito al cual nadie extrañaría. Lo cierto es que no se veía como una madre, ni como la compañera de alguien, si había sabido ser amante una vez, pero su vida era solitaria y disfrutaba de ello. Tampoco se había sentido alguna vez atraída hacia alguien que le hiciese pensar en dejar la montaña, se conocía demasiado y ya sabía lo que elegiría de antemano. Por ello prefería ahorrase dolores de cabeza y no socializar demasiado, lo que la hacia selectiva al momento de buscar conversaciones.

Aunque esto tampoco le resultaba muy fácil puesto que para la mayoría era una extraña que aparecía misteriosamente de tanto en tanto y muchos pensaban que era igual a esa “vieja de la montana” la cual según decían había estado toda su vida sola y aislada. Sin embargo había algunos que valoraban sus conocimientos sobre la región y en ocasiones le preguntaban cosas relacionadas a la llegada de las lluvia, o la duración de las nevadas. También la respetaban como curandera, en varias ocasiones vio llegar personas a su choza pidiendo algún remedio a base de hiervas o indicaciones para tratar enfermedades complicadas. Su abuela había realizado esta tarea durante años y a la muchacha no le resulto demasiado complicado ocupar ese lugar.

Nunca volvió a ver a su hermano, en ocasiones se preguntaba porque no la había buscado y a su mente acudían imágenes de sueños en los que ella portaba una daga ensangrentada y estaba rodeada de fuego y muerte. Por las noches mas imágenes similares la despertaban sobresaltada, eran imágenes de algo que no podía recordar conscientemente. Había un misterio entorno a la noche del ataque a su aldea ¿Que sería aquello tan terrible que su mente había bloqueado? En si toda la situación había sido traumática, pero había un vacío con la muerte de su madre puesto que no la recordaba aun estando segura de que la había visto. No obstante si podía visualizar el momento en el que le cortaban la cabeza a su padre, ¿entonces porque no veía a su madre? ¿Acaso lo ocurrido era el porque de que su hermano no quisiera verla? Efectivamente había un motivo porque el sabía con exactitud donde se encontraba ella, también Ramna conocía el a grandes rasgos el paradero se su hermano, pero nunca quiso emprender un búsqueda. Quizás porque un encuentro con el significaría un encuentro con el pasado y eso le daba miedo.

FAMILIA

-Lara Rowen (abuela -fallecida)
-Elrick Kalesh (padre -fallecido)
-Wyla Rowen (madre -fallecida)
-Ulrick Kalesh (hermano)



avatar
Ramna Kalesh



Mensajes : 5
Puntos : 7
Inscripción : 18/10/2012


Edad : 19
Orientación sexual : --
Pareja actual : Ninguna
Ocupación : Ninguna


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Ramna Kalesh

Mensaje por Ramna Kalesh el Dom Mayo 05, 2013 4:00 am

off: Ficha terminada, lamento la demora en concluirla.
PD: Escribo este mensaje a modo de aviso, en cuanto me den color lo borrare para evitar spam ^^
avatar
Ramna Kalesh



Mensajes : 5
Puntos : 7
Inscripción : 18/10/2012


Edad : 19
Orientación sexual : --
Pareja actual : Ninguna
Ocupación : Ninguna


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Ramna Kalesh

Mensaje por Nosh el Miér Mayo 08, 2013 10:45 am

avatar
Nosh



Mensajes : 139
Puntos : 81
Inscripción : 07/05/2012


Edad : 32
Orientación sexual : Heterosexual
Ocupación : Rey


Ver perfil de usuario http://lostlegacy.activoforo.com/t15-nosh-windsor http://lostlegacy.activoforo.com/t82-vivire-persevere-y-luchare-por-mi-pueblo http://lostlegacy.activoforo.com/t83-la-experiencia-forma-a-los-hombres-no-su-edad

Volver arriba Ir abajo

Re: Ramna Kalesh

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.